El uso de la flauta dulce en tus clases de música

 en Consejos y trucos, Educación, Flauta dulce, Muteflute

En el mundo de hoy, la Educación Musical, ofrece un gran abanico de metodologías didácticas. Es cierto que todos estamos sujetos a las leyes educativas que nos imponen los políticos con más o menos acierto. Pero luego cada persona aplica su metodología o adapta las que conoce según  lo que cree mejor para sus alumnos.

Yo soy partidario de usar la flauta dulce como vehículo básico de la Educación Musical hacia los contenidos que el alumnado ha de dominar. Procuro que mis alumnos experimenten a través de la flauta y el canto todos los conceptos musicales que explicamos en clase. Desde lo más básico hasta lo más complejo.

¿Por qué la flauta dulce?

En las edades más tempranas he comprobado que es más fácil que un niño/a de siete años interiorice el concepto de lo que es la figura BLANCA, la reconozca en una partitura y la interprete, si la toca con una flauta. Lo mismo pasa si vas avanzando y aprenden otras figuras musicales e incluso las notas. Particularmente he visto un gran avance en la lectura musical de mi alumnado desde que practico este método. Están mucho más motivados a la hora de aprender a leer las notas musicales y las figuras si les das una canción y les acompañas con un piano.La clave del éxito de este método es tocar con la flauta todo lo que aprenden en la teoría: si aprenden blancas tocan blancas; si les explicas la nota del pentagrama, la tocan y la leen con la flauta dulce. También podemos aplicar este método a las formas musicales, como el canon o el rondó, o a otros conceptos musicales como los signos de prolongación, compás ternario, etc.

Un instrumento compatible

Esto no significa que debamos excluir otras actividades, como la audición de obras musicales o la práctica de otros instrumentos como el carrillón, juegos rítmicos o improvisación. En mi colegio no tocamos la flauta constantemente, pero la tocamos todos los días un rato. Hay diversos métodos de flauta que ayudan bastante y si además el maestro sabe acompañar con un piano o una guitarra, mejor que mejor.

En mis próximas entradas os diré cómo voy introduciendo la flauta en la escuela, edades, primeras notas, primeros ritmos, canciones… ¡Todo lo necesario para seguir aprendiendo y disfrutando de este instrumento!